Abril 2013: Dietas de alimentos crudos para las mascotas

Sopesando los pros y los contras

por Sandra Murphy

Al igual que con sus propios alimentos, los dueños de perros y gatos están leyendo las etiquetas de los alimentos de sus mascotas más detenidamente en estos días para evaluar los ingredientes y sus fuentes. Las compañías americanas de alimentos para mascotas pueden acudir a fuentes externas para adquirir sus ingredientes, a menudo, con consecuencias desastrosas. Varias marcas de comida seca para perros (‘kibble’) y galletitas para perros han sido retiradas del mercado por contaminación con melamina o debido a otros problemas, incluso marcas fabricadas en los Estados Unidos han sido retiradas del mercado debido a contaminación con salmonella.

Para garantizar que lo que les servimos a nuestros perros tenga el balance adecuado de proteínas, vitaminas y minerales para la salud general, el Dog Food Advisor clasifica los alimentos y las galletitas para perros por el nombre de marca, explica los ingredientes, incluidos los productos derivados no aptos para consumo humano y recomienda las mejores opciones. Los dueños pueden inscribirse para recibir correos electrónicos sobre retiros del mercado y otros avisos en DogFoodAdvisor.com.

Otras razones por las cuales debemos leer las etiquetas son las reacciones alérgicas a los alimentos, en especial al pollo y el maíz, ingredientes comunes en la comida seca. El sitio web educativo explica: “El maíz es un cereal en grano barato y polémico de muy poco valor nutritivo para un perro”.

Comidas hechas en la casa Para tener mayor control sobre qué come el perro o gato de la familia, muchos dueños han recurrido a comidas hechas en la casa, pero saber cómo hacerlas es clave. “El gran riesgo de las dietas preparadas en la casa es que la mayoría no tienen el valor nutricional adecuado para la alimentación a largo plazo, incluso si están usando recetas publicadas”, advierte el Dr. Brennen McKenzie, presidente de la Asociación de Medicina Veterinaria Basada en la Evidencia. “Consulte con un nutricionista acreditado por la Junta para las necesidades nutricionales únicas de la mascota, a base de la edad, raza, condiciones de salud y otros factores. No sustituya los ingredientes.”

Cocinar para las mascotas puede consumir mucho tiempo. Algunos dueños han descubierto que los alimentos deshidratados como los de The Honest Kitchen, hechos en los Estados Unidos y usando ingredientes de la misma calidad que los usados para humanos, es una forma efectiva en términos de costo y son fáciles de preparar. Si bien el precio de compra puede ser más alto que otras opciones, el alimento se rehidrata rápidamente a cuatro veces su peso original al añadirle agua. Una variedad que no incluye carne permite al dueño añadir su selección de carne cruda, huesos con carne o carne cocida y puede ser adecuada para los perros sensibles, las personas que respaldan la alimentación cruda y los perros que necesitan una fuente de proteína única.

“Los alimentos deshidratados son una buena forma para que el dueño de una mascota, que tenga sus dudas, comience a trabajar en la preparación de una dieta de alimentos crudos para su mascota”, señala la Dra. Laurie Coger, veterinaria asociada del Bloomingrove Veterinary Hospital, en Rensselaer, Nueva York, quien también ofrece consultas a través del sitio web de The Honest Kitchen (TheHonestKitchen.com). Coger sugiere: “Primero, determine qué necesita un perro o un gato en su dieta, luego haga la transición lenta de seca a una dieta cocida o cruda. Los gatos pueden resistirse al cambio, mientras que los perros tienden a ser más flexibles”.

Steve’s Real Food, otra opción de dieta cruda, señala que no usa cordero, cerdo o venado porque corren un riesgo más alto de tener toxoplasmosis, una enfermedad parasitaria que puede transmitirse a los animales, en especial a los gatos.

“Si usted decide incorporar alimentos crudos, consiga un vendedor de carne al por mayor para que pueda comprar en grandes cantidades. Necesitará un congelador para beneficiarse al máximo”, sugiere Coger. “La alimentación cruda no es una propuesta de todo o nada, así que puede combinarla. Cocine cuando tenga tiempo, ofrezca alimentos crudos varios días a la semana y use productos deshidratados o secos al viajar.”

La Dra. Cathy Alinovi, dueña de Hoof Stock Veterinary Service, en Pine Village, Indiana, descubrió que cambiar a una dieta cruda resolvió el problema de picor que aquejaba a su perro de raza mixta. Ella informa que: “El ochenta por ciento de las razones por las cuales mis clientes me traen a sus mascotas se curan al mejorar la dieta”.

Alinovi señala que dos inconvenientes de servir alimentos crudos son: “No puede dejarlo fuera de la nevera todo el día y puede ser un reto transportarlo a la casa en un día de calor”. Pero ella descubrió que los beneficios son muchos. “El pelaje de los gatos y los perros se pone reluciente y no sueltan tantos pelos; incluso mejora el comportamiento.” Los dueños de perros también notaron dientes más limpios, sin sarro, lo que reduce las visitas al veterinario.

No todos están de acuerdo Una dieta de alimentos crudos no está libre de controversia. La Asociación Americana de Medicina Veterinaria votó el verano pasado a favor de que los veterinarios no recomienden las dietas a base de carnes y huesos crudos para las mascotas. Pet Partners, conocido anteriormente como el Delta Society, que inscribe mascotas para que trabajen como animales de terapia, ha establecido una política que indica que: “Los animales no deben consumir una dieta de proteína cruda. Los animales que han estado recibiendo este tipo de alimentación deben dejar de hacerlo por lo menos cuatro semanas antes de la inscripción”. (Vea PetPartners.org/rawdiet.)

Decidir qué alimentos brindar a sus mascotas requiere investigación y tiempo adicional para la preparación de los alimentos, al igual que dinero, pero los dueños motivados disfrutan de ver los resultados en la salud de sus mascotas.

Puede contactar a Sandra Murphy de Missouri en StLouisFreelanceWriter@mindspring.com. “Usted puede gastar su dinero en las visitas a su veterinario o en una mejor alimentación.” ~ Laurie Coger, veterinaria

Be Sociable, Share!